¿Cuál o cuáles son tus objetivos a lograr de este nuevo año?

Ya sabes que los típicos son dejar de fumar, ponerse a dieta, anotarse en el gimnasio, ser mejor persona,… El primer día empiezas con entusiasmo pero al cabo unas semanas te relajas y vas cediendo terreno a tus viejas costumbres. Voy a darte unas pautas para que esta vez sea diferente.

Cómo establecer tus objetivos

  • El error principal es establecer una meta demasiado ambiciosa y además pretender llegar a ella rápido y sin esfuerzo. Aquí caben las dietas milagro, aparatos de fitness de teletienda, “entrenamientos” en los que una máquina hace el trabajo y tú te relajas,… Métodos fraudulentos que tienen el mismo resultado; frustración, pérdida de tiempo, dinero y confianza.
  • Tu objetivo debe ser SMART:

# Específico: debe ser lo más concreto posible. Ejemplo si quieres ponerte en forma piensa en lo que debes hacer para lograrlo; como realizar 30 minutos de ejercicio físico cada día.

#Medible: analiza primero tu situación actual y después fija la meta. Por ejemplo: en vez pensar en adelgazar, proponte reducir x centímetros tus medidas corporales. Consejo: olvida la báscula y hazte fotos para ver la evolución.

# Alcanzable: ni demasiado fácil ni imposible de conseguir, te debe suponer un reto, un esfuerzo pero sin ser frustrante ni menoscabar tu autoconfianza.

# Realista: debes ser crítico contigo, valorar tus capacidades.

# Tiempo: debes ponerte una fecha final y determinar plazos intermedios en las que puedas evaluar si estás más cerca o lejos de tu objetivo para hacer los ajustes oportunos.

¿Cómo de dispuesto estás a lograr tu propósito?

  • Reflexiona por qué y para qué lo quieres lograr, es importante diferenciar si te va hacer sentir mejor contigo mismo o solamente quieres complacer a alguien de tu entorno. Haz una lista de los pros y contras por los que quieres lograr tu meta.
  • Nuestros cerebros crean conexiones neuronales en forma de circuitos que se refuerzan cada vez que repetimos una conducta. Si quieres cambiar tu comportamiento debes sustituirlo por otro diferente. Cambiar no es una tarea fácil, se trata de aprender formas alternativas de actuar.
  • Para vencer obstáculos que se presenten, elabora una lista de entretenimientos o tareas con las que disfrutes y que evidentemente no vayan en contra de la meta a alcanzar.

No lo pierdas de vista y será tuyo

  • Escribe tus objetivos y tenlos a la vista todo el tiempo que puedas: en el móvil, en la nevera, en el espejo del baño, en la mesita de noche,…
  • Te propongo dos estrategias; la primera si quieres evitar repetir una conducta a eliminar y la segunda para cuando te invade la flojera ante cualquier compromiso, el famoso “hoy no, mañana”:

 

Espero que estos consejos te ayuden. ¿Hay algún truco que quieras aportar que te haya funcionado en anteriores ocasiones? ¿Quieres compartirlo?